El Sapo – Kamasutra Gay

La postura de hoy tampoco es muy complicada. Extraordinariamente cómoda para el pasivo, y requiere algo de esfuerzo en piernas y abdominal del activo.
Pasemos al lío:
El pasivo se coloca de rodillas y apoya los brazos firmemente en sus brazos sobre el suelo o cama. El activo, se coloca tambien de rodillas detrás del pasivo, bajando lo posible algo por debajo de la cadera de su compañero. Desde esta posición puede colocar los brazos sobre los muslos del pasivo. Las piernas, al quedar colocadas justo a cada lado de las caderas del pasivo, se pueden utilizar para “ajustar” el ritmo y la profundidad de penetración.

  1. Darío says:

    Esta postura es muy excitante, pero con mi chico acabo con la espalda recta y el en cuclillas sujetándome por los hombros con fuerza mientras me mantiene penetrado hasta el fondo, con los huevos bien pegados a mi ano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *